Posts etiquetados ‘parapsicologia’

Leoncie Melanie Estephanie, de 43 años de edad, fue la última en morir. Pocos días después de que su cuerpo fuera sepultado junto a los de sus doce hermanas, aquella congregación decidió poner fin a un exilio maldito sin saber que con ello daba inicio una leyenda que todavía hoy pervive en Arlanzón sobre las propiedades mortíferas de sus abundantes aguas. Aquellas monjas francesas, que habían reconvertido un abandonado balneario decimonónico en un convento, regresaban a Francia diezmadas, dejando en el cementerio y en la iglesia de la localidad burgalesa memoria de su paso por tierras castellanas: trece cruces, trece historias que ahora, cien años después, tres investigadores burgaleses han desenterrado del olvido y convertido en una sola para arrojar luz sobre tan oscuro y extraño episodio.
Elías Rubio, Miguel Moreno y Benito del Castillo han recogido el resultado de sus investigaciones en los números 242 y 243 del Boletín de la Institución Fernán González. En el artículo, titulado Las monjas de Voiron en Arlanzón, ponen al descubierto la enigmática y fascinante historia de unas religiosas francesas que, expulsadas en 1904 de su convento de Voiron, en los Alpes, cerca de Grenoble, empujadas por el ambiente anticlerical que se respiraba en el país galo, recalaron en Burgos, más concretamente en el pueblecito de Arlanzón, donde no muchos años antes había quedado desahuciado un complejo termal, que había operado en el siglo anterior con el nombre de ‘Los baños de Arlanzón’, que solía anunciarse en la prensa local con el siguiente reclamo: «Aguas bicarbonatadas-cálcicas nitrogenadas, especiales en los padecimientos de estómago, hígado, aparato urinario y vías respiratorias».
Los investigadores burgaleses han conseguido saber que estas mujeres, pertenecientes a la orden de las salesas, recalaron en Burgos en el otoño de 1904. La congregación del convento francés de La Visitación contaba con 42 religiosas en aquella fecha. Aunque no vinieron todas, sí lo hizo la mayoría, si bien de forma escalonada, como recogieron en las crónicas o diario sus hermanas españolas del convento de Burgos, por el que pasaron todas antes de dirigirse a Arlanzón. Al frente de la congregación exiliada, su superiora, sor María Juana de Sales Boël, quien ya en 1903 se había dirigido al arzobispo de Burgos para informarle de la intención que tenía su comunidad de instalarse en el balneario burgalés, «arrendado» a este efecto «con los terrenos que al mismo rodean» y solicitar su permiso, concedido rápidamente por monseñor Gregorio María, quien además lo bendijo «por juzgarlo útil y beneficioso a la Diócesis en general y especialmente a los intereses espirituales y aun materiales de la villa de Arlanzón». La mayor parte de las monjas eran francesas, pero también había una inglesa, una alemana, una saboyana y hasta una africana.
Sin embargo, su estancia en tierras castellanas no pudo empezar de peor manera.Aunque las religiosas se obstinaron por aprender español para una mejor integración, y pese a que desde el primer día fueron bien acogidas por los vecinos de la villa, entre noviembre y diciembre, en menos de cuarenta días, fallecieron seis hermanas, y no precisamente las de más avanzada edad; de hecho, cuatro de ellas eran menores de 45 años. El dictamen médico de la época apuntó a una gastroenteritis, una fiebre gripal y cuatro fiebres tifoideas como las causas de las muertes de estas hermanas, si bien los autores del estudio sospechan que los dos primeros casos fueran mal diagnosticados.
Tras aquel embate brutal, las monjas vivieron unos meses más tranquilos, aunque, según llegó a confesar en una carta remitida al abad de San Pedro de Cardeña sor Juana Teresa Chevalier, elegida en 1906 como superiora de la comunidad establecida en Arlanzón, lo estaban pasando mal física y anímicamente porque tenían mermada la salud. Ese mismo año fallecieron otras dos monjas. En abril, con 86 años, Sophie, por un fallo cardiaco; y en noviembre, también por una lesión en el corazón, Marie Augustine, hermana que arrastraba una historia rocambolesca y posiblemente la primera mujer negra que habían visto nunca los vecinos de Arlanzón.
Los historiadores han averiguado que esta hermana, nacida en un lugar de África, había sido comprada en El Cairo por un sacerdote francés a un negrero y entregada al convento de Voiron.

trágico final. En el año 1907 sólo hubo una baja en la comunidad: la hermana Clementine, de 74 años de edad, fallecida, según el dictamen médico, por una hemorragia cerebral. Pero en 1908, el año en que iba a concluir el exilio para todas aquellas congregaciones religiosas que se habían visto obligadas a huir de Francia unos años antes, la muerte regresó con avidez, cebándose intramuros del viejo balneario.En un mes, entre enero y febrero, fallecieron tres hermanas, dos de ellas treintañeras, y una cuarta, la última, lo haría en junio. Coligen los investigadores que estas últimas muertes, pese a ser tan seguidas, no guardan relación con aquellas seis primeras de 1904, donde sí parece claro que algo externo provocó la mortandad, dado que su investigación ha revelado que ese nefasto año se produjeron en Arlanzón  otras catorce muertes de adultos por causas febriles o gastrointestinales. Así, sugieren que pudo ser un bacilo, contagiado a través del agua, lo que llevó a la tumba a tantas personas aquel año terrible. Y, desde luego, no fueron la dura aclimatación ni una peste, como siempre se creyó, las causas que fulminaron a las seis monjas francesas. Sin embargo, sigue existiendo hoy, más de cien años después, la creencia de que las aguas de Fuentecaliente son más mortíferas que otra cosa; leyenda que se incrementó en aquellos años por mor de una epidemia de tuberculosis que arraigó en Arlanzón.
De hecho, las instalaciones abandonadas por las monjas en 1908 fueron utilizadas durante la Guerra Civil por fuerzas militares y «a partir de los años 40, aunque tuvo diversos usos, nunca sufrió ningún expolio, ni los vecinos se solían acercar por allí, en la creencia de que aún permanecían en el ambiente las ‘miasmas’ que habían causado tantas muertes en tan poco tiempo», escriben los autores del estudio.
Las trece monjas francesas fueron enterradas en el viejo cementerio de Arlanzón, aledaño a la iglesia de San Miguel. Las cruces que las recuerdan han permanecido en el exterior del ábside románico del templo, roídas por el óxido, hasta hace unos meses, en que fueron descolgadas y guardadas en el interior. Allí se conservan, arrumbadas, herrumbrosas, como testigos mudos de una epopeya tan truculenta como alucinante.

el Cristo del Otero, el más grande de Europa, y el segundo más grande del mundo, guarda su historia…

Su estatua fue construida por uno de los escultores más famosos de España del siglo XX, Victorio Macho.
Y su historia, nos la contaron hace un par de años en televisión, en Cuarto Milenio presentado por Iker Jiménez.
Sin embargo, ¿quién sabe que hace más de 800 años hubo otro Cristo del Otero en otro cerro al lado del actual? Una estatua más grande que la actual, aunque no era de granito.

Nos remontamos al año 1171, año en que nació la reina de Castilla Doña Berenguela, hija del rey Alfonso VIII. A ambos les encantaba la ciudad de Pallantia, nombre romano de la actual Palencia. Vinieron a visitarla varias veces,y en una de ellas, cuando empezó a tomar forma el proyecto que ella deseaba, erigir una colosal estatua del Corazón de Jesús en el cerro más alto de la ciudad, pese a estar algo más alejado del casco histórico, de 30 metros de altura y 5 metros de diámetro en la base.

La estatua fue de oro, se veía desde los cuatro puntos cardinales dado el reflejo del astro rey sobre ella. Pesó mas de 11.000 toneladas y trajo grandes riquezas a la ciudad, debido al peregrinaje.

Pero, ¿qué fue lo que ocurrió para que esa estatua no llegara hasta nuestros días?

Los Pallantinos nos hicieron llegar después de más de 700 años un papiro envejecido por el tiempo en el que se narra lo siguiente:

Una tarde, el cielo se cubrió de nubes amenazantes, desencadenándose una tormenta como las que nunca hubo, donde el estruendo de los truenos hacía temblar las casas, donde las cataratas provenían del mismísimo cielo, inundando la ciudad y sus campos.

La tormenta se alargó durante toda la noche, y fue tal la dimensión de la tormenta, que los pallantinos optaron por encerrarse en sus casas con el cerrojo echado y asegurado, mientras trozos de hielo, del tamaño de un puño, caían del cielo mezclándose con la lluvia, cayendo sobre los tejados.

Y fue cuando al amanecer, la población se dio cuenta, en aquel 10 de diciembre de 1344, de la desaparición de aquella monumental figura de oro.

Cientos de rumores sobre la desaparición existieron, desde el robo (descartado por su excesivo peso), su fundición debido a los innumerables truenos que podrían haber caido sobre él (descartado ya que los pallantinos fueron con picos y palas hacia el cerro y no encontraron absolutamente nada)… Pero aún hoy sigue siendo un misterio, uno que no ha sido olvidado…

Sonidos del más allá, ruidos extraños, lamentos, llantos… El vagar eterno de unas almas que quedaron “en este lado”… Así es como en Carbonera, humilde localidad palentina, unos vecinos vivieron momentos de terror indescriptibles…

Unos decían que era un anima del cielo que venía a recordar algo a una familia, porque en esa casa todas las noches, cuando se escuchaban los misteriosos balidos, se movían las sillas, las mesas, los platos se rompían, las vacas se desataban de sus pesebres.

Las gentes atemorizadas, se organizaron en verdaderos ejércitos para batir a esta aparición enigmática, que nunca fue vista por nadie, y, sin embargo todas las noches, por espacio de mucho tiempo, sembró la alarma en el poblado.

Y como suele suceder cuando no se encuentra una explicación racional a los hechos, es cuando surge la leyenda, así que aquellos atemorizados campesinos comenzaron a contar historias terroríficas.

La primera historia que contaron los mayores de Carbonera, acaeció hace algunos años:

Cierto día después de muchos de desaparición, encontraron en pleno valle de Valdejuelo el cadáver de un sacerdote asesinado brutalmente, nadie supo adivinar el motivo de tal crimen, pues el cura rural era un hombre de bien. Por más que las autoridades investigaron para hallar al autor del crimen, jamás fue encontrado, ¿será el alma del cura, quien emite los extraños sonidos, reclamando justicia?

Otros cuentan que los misteriosos sonidos obedecen a un alma que pide perdón:

Se trataba de una noble dama que se aposento por aquellos lares y que era poseedora de una gran fortuna. Jamás esta mujer dio una limosna, ni una palabra de alivio a los pobres que se acercaron hasta la puerta de su casa. Jamás tuvo piedad de aquellos labriegos acosados por los vencimientos de las hipotecas que no podían cancelar debido a las malas cosechas. Así que cuando la linajuda dama murió nadie rezo por su alma.

Hay más sorprendentes historias como la que aseguraba que la responsable de aquellos lastimeros sonidos era una bruja de San Pedro de Cansoles que fue encontrada ahorcada en su casa ó aquella en la que se aseguraba que misteriosos fenómenos tenían lugar en una de las casas de Carbonera:

«Las portoneras cerradas, que a la mañana siguiente aparecían abiertas sin que nadie se hubiera acercado a ellas. Las mantas arrebatadas fantasmagóricamente de las camas, los platos partidos en cien pedazos al amanecer ».

Y por último otra leyenda que hace referencia a que aquellos balidos amedrentadores eran un anuncio cierto de una próxima guerra. Se fundaban en que las otras dos veces que resonaron a lo largo del valle coincidieron con terribles contiendas. Y que mayor contienda que la Guerra Civil española que comenzó poco después.ImagenImagenImagenImagen

Adjuntamos unas publicaciones de El Norte de Castilla… Y que cada uno saque sus propias conclusiones.

JESÚS TORRELLAS
AUTOR DE LA NOVELA ‘EL VIAJE’ EN TRES MINUTOS

«Antigüedad es el origen del mundo, es una tierra mágica»

VIRGINIA REDONDO/PALENCIA, 2 JUNIO 2007

Fenómenos paranormales, ovnis y extrañas leyendas rodean a la localidad palentina de Antigüedad. Al menos es el enigma que Jesús Torrellas desvela en su último libro ‘El viaje’, tercera obra de su trilogía ‘Tierra de misterios’. Este naturópata, que realiza terapias alternativas para sanar a pacientes, asegura que Antigüedad «irradia una energía especial, una fuerza misteriosa capaz de curar más rápido a los enfermos». El pasado jueves, Torrellas, natural de Santander y cerrateño de adopción, presentó en la librería Elordi su última novela.

 -¿Qué le lleva a afirmar con esa rotundidad que Antigüedad es una tierra misteriosa?

-Mis afirmaciones están basadas en los testimonios de vecinos y visitantes que he ido recopilando a lo largo de los últimos  años. Además, lo he vivido en mi propia persona y no tengo ninguna duda de que el mundo nació en Antigüedad, es el origen de la vida. Hay evidencias sobre el terreno de un canto, avistamientos de naves y luces extrañas, numerosos testimonios de vecinos… es difícil de explicar, pero es algo muy real.

-¿No teme ser considerado como un loco y visionario?

-Entiendo que la gente sea reacia a creer este tipo de fenómenos paranormales. De hecho, si a mí me lo cuentan, no me lo creo. Los vecinos dicen que sus antepasados ya hablabande todo esto, aunque solo lo cuentan en secreto y bajo juramento.

-¿Qué pretende trasmitir a sus lectores con la publicación de una tercera novela sobre este enigma?

-Mi objetivo es que alguien se implique en salvar esta tierra tan especial. Antigüedad es un tesoro y no quiero que se pierda la energía tan especial que desprende con el desarrollo urbanístico o los aerogeneradores.

-¿Cómo surge su interés como naturópata por los fenómenos paranormales?

-El gran error de la humanidad es centrarse en los avances tecnológicos en lugar de en los espirituales. Esta zona tiene un potencial terapéutico excepcional. Aquí los enfermos, si saben utilizar la energía que irradia esta comarca, se pueden curar más rápidamente.

-Julio Verne también habló de seres intraterrestres en ‘Viaje al centro de la tierra’, ¿en qué se parece su ‘Viaje’?

-No creo que tengamos mucho que ver. Yo no me invento las cosas, las cuento tal y como son.

La revelación intraterrestre

Fenómenos paranormales, ovnis y extrañas leyendas rodean a la localidad palentina de Antigüedad. Sin embargo, su último secreto es mucho más trascendente.

ÁNGEL DEL POZO/VALLADOLID, 30 de Mayo de 2007

 Fue en mi visita a la famosa localidad maldita de Ochate cuando recibí la primera pista. El escritor Julio Corral me comentaba: «Hay un pueblo en Palencia del que se cuentan numerosos fenómenos extraños. Su nombre es Antigüedad y un escritor de la zona ha condensado en varios libros los testimonios de su investigación».

Realicé una búsqueda del emplazamiento del municipio palentino y lo primero que me sorprendió es su extraña situación. Tomando como eje central Antigüedad, se puede observar en un mapa cómo las localidades más cercanas se encuentran a una distancia casi equidistante -a más de 10 km.- y en mediode todas ellas, Antigüedad. AntigüedadSi realizan un rastreo por el mapa deEspaña podrán comprobar que es casi imposible encontrar emplazamientos similares.

La otra línea de investigación fue conocer al autor de esos libros. En las bibliotecas encontré las siguientes obras: ‘Amanecer en Antigüedad’ y ‘Atemporales’, reunidas ambas en la colección Tierra de Misterios. El artífice es Jesús R. Torrellas Antón. Busqué en Internet y encontré que hace algunos años había sido entrevistado en este mismo diario.

La sorpresa fue mayúscula cuando leí algunas de sus declaraciones: «Y puedo dar fe de que la comarca del Cerrato es una comarca especial, que irradia una fuerza misteriosa, como si se tratara deuna puerta dimensional,un lugar de características similares al Tíbet o la Isla de Pascua». ¿En que se basaría para realizar semejantes afirmaciones? Sin embargo, envuelto en otros temas,decidí posponer mi encuentro con el antigüedeño de adopción. Sorprendentemente, a los dos días, me llegó un mail: el escritor quería exponerme sus investigaciones, claro que jamás había supuesto las sorpresas que estaban por llegar

Con esas premisas decidí concertar una cita en el corazón del Cerrato palentino. Allí, en Antigüedad, me aguardaba el escritor Jesús R. Torrellas, una persona amable, de mirada franca y conservación sosegada. Así que le pedí que me narrara cómo comenzó esta historia: «Tuve la suerte de pasar mi infancia en Antigüedad. He estado alejado muchos años de esta tierra y, sin embargo, sentía en mi interior que tenía que volver. Tras cursar mis estudios de Naturopatía y Técnicas Mentales son muchos los días que, perdido por los desolados paisajes del Cerrato palentino, he sentido la magia y el misterio que alberga esta tierra».

Jesús, que acaba de publicar ‘El Viaje’ -libro que completa su trilogía ‘Tierra deMisterios’- continúa su ameno relato con los orígenes de esta increíble historia: «Yo me encontraba investigando por los alrededores de Antigüedad cuando, sin mediar palabra de presentación, ignorando las más elementales reglas de la buena educación, se acercó surgiendo de entre la espesa niebla y me entregó una abultada carpeta de cartón endurecido. Ante mi insistencia solo pude arrancarle un lacónico: soy Floreal. La carpeta contenía un bloque de 200 folios, perfectamente mecanografiados, en los que se narra, con una increíble riqueza dedetalles, la existencia de un reducido grupo de seres humanos en un entramadode galerías en el subsuelo de estos páramos».

La cueva mágica

Como pueden suponer, la vorágine de preguntas que se agolpaban era muy extensa: ¿Quiénes son esos seres y por qué viven en una cueva? ¿Siguen viviendo allí y puedo conocerles? ¿Qué visos de realidad tiene esta historia?

Jesús me asegura que la historia es real, aunque en sus tres libros lo narra deforma novelada. «Esta historia abrumaría a cualquiera y he desvelado en los libros todo lo que he podido. Como si se tratase de un ‘puzzle’ gigantesco he ido uniendo todas las piezas para llegar a conclusiones tan sorprendentes como ciertas», apunta.

Poco a poco, Jesús va dando respuestas a mis preguntas: «Se trata de una escisión de la humanidad que proviene de tiempos muy remotos, aunque las personas que se encontraban aquí hasta el año 2002 descienden de la Edad Media. Existen diez colonias como esta en el planeta. Poseen conocimientos sorprendentes sobre avances tecnológicos, médicos y espirituales. Siendo estos últimos la base de sus nociones, aseguran que el gran error de la humanidad es centrarse en los avances tecnológicos en vez de en los espirituales».

La supuesta ubicación de seres en las entrañas de la tierra no es nueva y, dehecho, se recoge en tradiciones orales y escritas de numerosas culturas del planeta.

Testimonios reveladores

¿Quién es ese misterioso hombre que te entregó la documentación? ¿Se puedeacceder a la cueva? Esta fue su respuesta: «Floreal es una persona real del pueblo que ha hecho de intermediario entre estos seres y el exterior,ayudándolos en diversas tareas. Justo debajo de su casa, en la misma población, se encuentra uno de los tres accesos a la famosa cueva, donde existe una sala dimensional», dice Jesús.

El escrito palentino describe cómo «en las paredes de esta sala existen dibujos y mensajes cifrados que el grupo ha ido desvelando poco a poco. Todavía no se sabe su significado, aunque existen varias teorías: se cree que es un ser vivo con espíritu propio, o una máquina dotada con tecnología muy evolucionada, o es un centro espiritual, una auténtica puerta dimensional a un mundo desconocido. En cuanto a conocer a las distintas personas que han colaborado con este grupo, no tengo su permiso, pues he dado mi palabra de honor de no revelar su identidad hasta que ellos lo deseen, así como el acceso a la cueva».

Le comento a Jesús que es una historia difícil de creer y le pregunto si puedeaportar pruebas para darla credibilidad. «Durante años -responde- he recogido numerosos testimonios de leyendas que hablan de cuevas y extraños seres en las inmediaciones de Antigüedad. Existen casos de avistamientos de naves y luces extrañas en la zona. Hay personas que aseguran haber escuchado música de procedencia desconocida. Incluso, tras la presentación de mi primer libro, se me acercó una persona -entre una bruma repentina y densa- y me dijo que había sido testigo del avistamiento de un pueblo inexistente. Por no hablar dela extraña toponimia de Antigüedad y su entorno. He recopilado testimonios sobre extrañas alteraciones de la percepción sensorial en lugares cercanos, como la mágica ermita de Garón, y de enfermedades que se han curado más rápido aquí. Además he realizado diferentes estudios sobredesdoblamientos en situaciones de desarreglos psíquicos, en situaciones depeligro extremo, ansiedad y las conclusiones han sido muy positivas».

Aunque, para conclusión definitiva y sorprendente, la siguiente afirmación (tras una increíble experiencia psíquica compartida con el grupo de seres intraterrestres): «Fue un viaje en el tiempo, al principio de todos los tiempos y la conclusión es que Antigüedad fue el paraíso terrenal».

Para mí ha sido muy complicado resumir los tres libros que he leído sobre esta increíble historia, así que si desean profundizar más ya saben dónde dirigirse. Para finalizar un solo apunte más y lógicamente salvando las distancias. Julio Verne también habló de seres intraterrestres en ‘Viaje al centro de la tierra’, además de impresionantes avances tecnológicos desconocidos para su época como el submarino, el fax y un futurible viaje a la luna. Y por todo esto fue considerado un loco y visionario ¿Estaremos ante un caso similar? El tiempo será testigo

Definiciones y fuentes

Campos eléctricos tienen su origen en diferencias de voltaje: entre más elevado sea el voltaje, más fuerte será el campo que resulta. Campos magnéticos tienen su origen en los corrientes eléctricos: un corriente más fuerte resulta en un campo más fuerte. Un campo eléctrico existe aun que no haya corriente. Cuando hay corriente, la magnitud del campo magnético cambiará con el consumo de poder, pero la fuerza del campo eléctrico quedará igual. (Información que proviene de Electromagnetic Fields, publicado por la Oficina Regional de la OMS para Europa (1999).

Fuentes naturales de campos electromagnéticos

En el medio en que vivimos, hay campos electromagnéticos por todas partes, pero son invisibles para el ojo humano. Se producen campos eléctricos por la acumulación de cargas eléctricas en determinadas zonas de la atmósfera por efecto de las tormentas. El campo magnético terrestre provoca la orientación de las agujas de los compases en dirección Norte-Sur y los pájaros y los peces lo utilizan para orientarse.

Fuentes de campos electromagnéticos generadas por el hombre

Además de las fuentes naturales, en el espectro electromagnético hay también fuentes generadas por el hombre: Para diagnosticar la rotura de un hueso por un accidente deportivo, se utilizan los rayos X. La electricidad que surge de cualquier toma de corriente lleva asociados campos electromagnéticos de frecuencia baja. Además, diversos tipos de ondas de radio de frecuencia más alta se utilizan para transmitir información, ya sea por medio de antenas de televisión, estaciones de radio o estaciones base de telefonía móvil.

Conceptos básicos sobre la longitud y frecuencia de las ondas

¿Por qué son tan diferentes los diversos tipos de campos electromagnéticos?
Una de las principales magnitudes que caracterizan un campo electromagnético (CEM) es su frecuencia, o la correspondiente longitud de onda. El efecto sobre el organismo de los diferentes campos electromagnéticos es función de su frecuencia. Podemos imaginar las ondas electromagnéticas como series de ondas muy uniformes que se desplazan a una velocidad enorme: la velocidad de la luz. La frecuencia simplemente describe el número de oscilaciones o ciclos por segundo, mientras que la expresión «longitud de onda» se refiere a la distancia entre una onda y la siguiente. Por consiguiente, la longitud de onda y la frecuencia están inseparablemente ligadas: cuanto mayor es la frecuencia, más corta es la longitud de onda.

El concepto se puede ilustrar mediante una analogía sencilla. Ate una cuerda larga al pomo de una puerta y sujete el extremo libre. Si lo mueve lentamente arriba y abajo generará una única onda de gran tamaño; un movimiento más rápido generará numerosas ondas pequeñas. La longitud de la cuerda no varía, por lo que cuantas más ondas genere (mayor frecuencia), menor será la distancia entre las mismas (menor longitud de onda).

¿Qué diferencia hay entre los campos electromagnéticos no ionizantes y la radiación ionizante?
La longitud de onda y la frecuencia determinan otra característica importante de los campos electromagnéticos. Las ondas electromagnéticas son transportadas por partículas llamadas cuantos de luz. Los cuantos de luz de ondas con frecuencias más altas (longitudes de onda más cortas) transportan más energía que los de las ondas de menor frecuencia (longitudes de onda más largas). Algunas ondas electromagnéticas transportan tanta energía por cuanto de luz que son capaces de romper los enlaces entre las moléculas. De las radiaciones que componen el espectro electromagnético, los rayos gamma que emiten los materiales radioactivos, los rayos cósmicos y los rayos X tienen esta capacidad y se conocen como «radiación ionizante». Las radiaciones compuestas por cuantos de luz sin energía suficiente para romper los enlaces moleculares se conocen como «radiación no ionizante». Las fuentes de campos electromagnéticos generadas por el hombre que constituyen una parte fundamental de las sociedades industriales (la electricidad, las microondas y los campos de radiofrecuencia) están en el extremo del espectro electromagnético correspondiente a longitudes de onda relativamente largas y frecuencias bajas y sus cuantos no son capaces de romper enlaces químicos.

Campos electromagnéticos de frecuencias bajas

En presencia de una carga eléctrica positiva o negativa se producen campos eléctricos que ejercen fuerzas sobre las otras cargas presentes en el campo. La intensidad del campo eléctrico se mide en voltios por metro (V/m). Cualquier conductor eléctrico cargado genera un campo eléctrico asociado, que está presente aunque no fluya la corriente eléctrica. Cuanto mayor sea la tensión, más intenso será el campo eléctrico a una determinada distancia del conductor.

Los campos eléctricos son más intensos cuanto menor es la distancia a la carga o conductor cargado que los genera y su intensidad disminuye rápidamente al aumentar la distancia. Los materiales conductores, como los metales, proporcionan una protección eficaz contra los campos magnéticos. Otros materiales, como los materiales de construcción y los árboles, presentan también cierta capacidad protectora. Por consiguiente, las paredes, los edificios y los árboles reducen la intensidad de los campos eléctricos de las líneas de conducción eléctrica situadas en el exterior de las casas. Cuando las líneas de conducción eléctrica están enterradas en el suelo, los campos eléctricos que generan casi no pueden detectarse en la superficie.

Los campos magnéticos se originan por el movimiento de cargas eléctricas. La intensidad de los campos magnéticos se mide en amperios por metro (A/m), aunque en las investigaciones sobre campos electromagnéticos los científicos utilizan más frecuentemente una magnitud relacionada, la densidad de flujo (en microteslas, µT). Al contrario que los campos eléctricos, los campos magnéticos sólo aparecen cuando se pone en marcha un aparato eléctrico y fluye la corriente. Cuanto mayor sea la intensidad de la corriente, mayor será la intensidad del campo magnético.

Al igual que los campos eléctricos, los campos magnéticos son más intensos en los puntos cercanos a su origen y su intensidad disminuye rápidamente conforme aumenta la distancia desde la fuente. Los materiales comunes, como las paredes de los edificios, no bloquean los campos magnéticos.

Campos eléctricos

Campos magnéticos

  1. La fuente de los campos magnéticos es la tensión eléctrica.
  2. Su intensidad se mide en voltios por metro (V/m).
  3. Puede existir un campo eléctrico incluso cuando el aparato eléctrico no está en marcha.
  4. La intensidad del campo disminuye conforme aumenta la distancia desde la fuente.
  5. La mayoría de los materiales de construcción protegen en cierta medida de los campos eléctricos.
  1. La fuente de los campos magnéticos es la corriente eléctrica.
  2. Su intensidad se mide en amperios por metro (A/m). Habitualmente, los investigadores de CEM utilizan una magnitud relacionada, la densidad de flujo (en microteslas (µT) o militeslas (mT).
  3. Los campos magnéticos se originan cuando se pone en marcha un aparato eléctrico y fluye la corriente.
  4. La intensidad del campo disminuye conforme aumenta la distancia desde la fuente.
  5. La mayoría de los materiales no atenúan los campos magnéticos.

Campos eléctricos
Al enchufar un cable eléctrico en una toma de corriente se generan campos eléctricos en el aire que rodea al aparato eléctrico. Cuanto mayor es la tensión, más intenso es el campo eléctrico producido. Como puede existir tensión aunque no haya corriente eléctrica, no es necesario que el aparato eléctrico esté en funcionamiento para que exista un campo eléctrico en su entorno.
(Por gentileza de la National Radiological Protection Board, Junta nacional de protección radiológica del Reino Unido)
Los campos magnéticos se generan únicamente cuando fluye la corriente eléctrica. En este caso, coexisten en el entorno del aparato eléctrico campos magnéticos y eléctricos. Cuanto mayor es la intensidad de la corriente, mayor es la intensidad del campo magnético. La transmisión y distribución de electricidad se realiza a tensión alta, mientras que en el hogar se utilizan tensiones bajas. Las tensiones de los equipos de transmisión de electricidad varían poco de unos días a otros; la corriente de las líneas de transmisión varía en función del consumo eléctrico.

Los campos eléctricos existentes en torno al cable de un electrodoméstico sólo desaparecen cuando éste se desenchufa o se desconecta de la toma de corriente, aunque no desaparecerán los campos eléctricos del entorno del cable situado en el interior de la pared que alimenta al enchufe.

¿En qué se diferencian los campos estáticos de los campos variables en el tiempo?
Un campo estático es el que no varía en el tiempo. Una corriente continua (DC, en inglés) es una corriente eléctrica que fluye siempre en el mismo sentido. En cualquier aparato eléctrico alimentado con pilas fluye corriente de la pila al aparato y de éste a la pila, generándose un campo magnético estático. El campo magnético terrestre es también un campo estático, así como el campo magnético que rodea a una barra imantada, el cual puede visualizarse por medio del dibujo que se forma cuando se espolvorean limaduras de hierro en torno a la barra.

En cambio, las corrientes alternas (AC, en inglés) forman campos electromagnéticos variables en el tiempo. Las corrientes alternas invierten su sentido de forma periódica. En la mayoría de los países de Europa la corriente alterna cambia de sentido con una frecuencia de 50 ciclos por segundo, o 50 Hz (hertz o hertzios) y, de forma correspondiente, el campo electromagnético asociado cambia de orientación 50 veces cada segundo. La frecuencia de la corriente eléctrica en los países de América del Norte es de 60 Hz.

¿Cuáles son las principales fuentes de campos de frecuencia baja, media y alta?
Los campos electromagnéticos variables en el tiempo que producen los aparatos eléctricos son un ejemplo de campos de frecuencia extremadamente baja (FEB, o ELF, en inglés), con frecuencias generalmente de hasta 300 Hz. Otras tecnologías producen campos de frecuencia intermedia (FI), con frecuencias de 300 Hz a 10 MHz, y campos de radiofrecuencia (RF), con frecuencias de 10 MHz a 300 GHz. Los efectos de los campos electromagnéticos sobre el organismo no sólo dependen de su intensidad sino también de su frecuencia y energía. Las principales fuentes de campos de FEB son la red de suministro eléctrico y todos los aparatos eléctricos; las pantallas de computadora, los dispositivos antirrobo y los sistemas de seguridad son las principales fuentes de campos de FI y las principales fuentes de campos de RF son la radio, la televisión, las antenas de radares y teléfonos celulares y los hornos de microondas. Estos campos inducen corrientes en el organismo que, dependiendo de su amplitud y frecuencia, pueden producir diversos efectos como calentamiento y sacudidas eléctricas. (No obstante, para producir estos efectos, los campos exteriores al organismo deben ser muy intensos, mucho más que los presentes habitualmente en el medio.)

Campos electromagnéticos de frecuencias altas

Los teléfonos móviles, la televisión y los transmisores de radio y radares producen campos de RF. Estos campos se utilizan para transmitir información a distancias largas y son la base de las telecomunicaciones, así como de la difusión de radio y televisión en todo el mundo. Las microondas son campos de RF de frecuencias altas, del orden de GHz. En los hornos de microondas, utilizamos estos campos para el calentamiento rápido de alimentos.

En las frecuencias de radio, los campos eléctricos y magnéticos están estrechamente relacionados y sus niveles se miden normalmente por la densidad de potencia, en vatios por metro cuadrado (W/m2).

Puntos clave:

  • El espectro electromagnético abarca tanto fuentes de campos electromagnéticos naturales como fuentes generadas por el hombre.
  • Un campo electromagnético se caracteriza mediante su frecuencia o su longitud de onda. En una onda electromagnética, estas dos características están directamente relacionadas entre sí: cuanto mayor es la frecuencia, más corta es la longitud de onda.
  • La radiación ionizante, como los rayos X y rayos gamma, contiene fotones con energía suficiente para romper enlaces moleculares. Los fotones de las ondas electromagnéticas de frecuencias de red y de radio son mucho menos energéticos y no tienen esa capacidad.
  • Los campos eléctricos se generan en presencia de una carga eléctrica y su intensidad se mide en voltios por metro (V/m). Los campos magnéticos se originan por la corriente eléctrica. Sus densidades de flujo se miden en µT (microtesla) o mT (militesla).
  • En las frecuencias de radio y de microondas, los campos eléctricos y magnéticos se consideran, conjuntamente, como los dos componentes de una onda electromagnética. La intensidad de estos campos se describe mediante la densidad de potencia, medida en vatios por metro cuadrado (W/m2).
  • Las ondas electromagnéticas de frecuencia baja y frecuencia alta afectan al organismo de formas diferentes.
  • Las redes de distribución eléctrica y los aparatos eléctricos son las fuentes más comunes de campos eléctricos y magnéticos de frecuencia baja del entorno cotidiano. Las fuentes habituales de campos electromagnéticos de radiofrecuencia son las telecomunicaciones, las antenas de radiodifusión y los hornos de microondas.

Iglesia destruida por las bombas de los aviones del ejercito en la Guerra Civil.
Quedó sin moradores hacia 1973 y sus hijos marcharon en todas las direcciones, cuando sobrevino el desarrollo industrial y la mecanización del campo. Por unas partes sobraba mano de obra y por otras se demandaba.

Tiene 10 CASAS incluida la consistorial que sirvio también de cárcel; una fuente dentro del pueblo..

Fue protagonista de la guerra civil en la que en sus inmediaciones tubieron lugar las mas sangrientas batallas por conquistar el pueblo dada su posicion de estragetia en el alto desde el que se divisa con perfeccion Sobrepenilla y los pueblos circundantes.

Hay restos de trincheras cavadas en la caliza y los restos de muros contruidos de piedra para contener los ataques republicanos del norte.

el pueblo esta practicamente derruido quedando aun en pie la torre de la iglesia.

escuchar y juzgar.

En los páramos que presiden las zonas altas de la comarca de la Lora se localiza uno de los mayores conjuntos dolménicos de Europa. Sus inicios datan de hace unos 5000 años, durante el Neolítico, y los arqueólogos confirman una utilización posterior de más de mil años.

El esquema arquitectónico y funcional de estos megalitos responde, básicamente, a la variante conocida como sepulcro de corredor, que consta de una cámara circular o poligonal y un largo pasillo de acceso. La estructura interna se levanta con grandes lajas de piedra enhiestas protegidas por un amontonamiento exterior, el túmulo, de tierras y piedras.

En el año 1985 un equipo de arqueología dirigido por catedráticos de la universidad de Valladolid excavó un enterramiento situado en el pago “La Cabaña”. Se hallaron restos humanos, una punta de flecha y alguna cuenta de collar. Se estima que el monumento megalítico tiene alrededor de 5.000 años de antigüedad. Es el dolmen más importante de la Lora que lleva el nombre de “la Cabaña” y se encuentra a unos 3 Km. de Ayoluengo, en el termino municipal de Sargentes. El megalito mide 16 metros de diámetro y se encuentra en una zona en la que hay otros enterramientos tumulares.

Las piedras que forman este dolmen fueron extraídas del entorno próximo y todavía hoy pueden verse algunas, no utilizadas, junto al arroyo cercano. Fueron transportadas hasta el lugar deslizándolas por el suelo, “a pulso” o sobre rodillos de madera. Una vez allí se levantaban tirando de cuerdas, apalancándolas con troncos y encajándolas en huecos excavados en el suelo.

Después la Cámara se tapaba con un entramado de madera y tierra, el corredor se tapaba con grandes piedras y el túmulo que lo cubre es una mezcla de piedras y tierra, con losetas en la parte superior para frenar la erosión.

El esfuerzo que exigía este trabajo demuestra que los dólmenes tuvieron una gran importancia religiosa y ritual para los grupos humanos prehistóricos.

Los practicantes de la magia negra utilizan el llamado “bajo astral” para dominar y hacer daño. El bajo astral es una zona intangible, de otro plano de existencia (otra dimensión), donde se mueven seres negros, entes también llamados ‘bajos astrales’ y que, al ser invocados, traen siempre dolor, malestar y sensaciones y sentimientos no deseados.

Pero también sucede que muchas veces, somos nosotros mismos quienes llamamos o atraemos, aunque sea sin darnos cuenta, a los seres oscuros del bajo astral. Les permitimos acercarse a nuestro plano material, contactar con nuestro mundo, a través de nuestros pensamientos de odio, envidia, venganza o malestar, y que dirigimos hacia quien creemos que nos ha lastimado, o sentimos que nos molesta. Los seres negros se pegan a las paredes de las casas y a nosotros mismos, por lo que es difícil desprenderse de ellos. Y por esa misma razón, los lectores deberían tener esto bien en cuenta, antes de permitirse o fomentar pensamientos negativos hacia alguien. Siempre es mejor llenarse de luz, vibrando en positivo y enviando esas ‘buenas vibraciones’ a los demás, ya que las ‘malas vibras’ siempre aportan negatividad.

Así es: los sentimientos negativos como los miedos, la envidia, la ira, la depresión, etcétera, son los generadores de esa energía nociva, oscura y negativa que muchas veces se deposita en los hogares produciendo extraños fenómenos o ruidos, que comúnmente son confundidos con espíritus o almas de personas fallecidas. Esta negatividad, como ya indicamos antes, mayormente transita en lo que se llama “bajo astral”, que es la zona del plano astral más densa y más cercana al plano terrenal. Dentro del astral hay diferentes niveles y, para entender un poco más este concepto de ‘mundo o plano astral’, nos ayudará el saber que, simultáneamente a este mundo en el que vivimos y al que llamamos tridimensional, existen otras dimensiones paralelas, que no las podemos ver ni percibir porque se encuentran en una “frecuencia vibratoria” distinta a la nuestra, y que no ocupan el volumen ni el espacio tal como lo conocemos. Una de estas dimensiones paralelas, la de mayor densidad y la más ‘baja’ o cercana a nosotros, es la que alberga a estas entidades negativas y se denomina ‘bajo astral’.

Cuando hablamos de ‘bajos astrales’ o ‘seres negros’, estamos haciendo referencia a entidades espirituales de muy baja vibración energética que, debido a diversos motivos y a pesar de estar ya desencarnados, “conviven” a nuestro lado sin nosotros notarlo, precisamente porque hay pocos seres humanos que tengan la capacidad de verlos y percibirlos. Y en no pocas ocasiones, uno de estos ‘bajos astrales’ se ‘enquista’ a la espalda de una persona y comienza a tratar de perjudicarla a través de sus vicios y debilidades, ya sean éstas de índole adictivo (drogas, alcohol, tabaco, sexo) o afectivas (celos, envidia, desconfianza)… A esta acción del ‘bajo astral’ se la llama también ‘contagio’ y es una de las formas conocidas de posesión.

Por tanto, quien tiene alguna de estas debilidades o vicios, el ‘bajo astral’ se las aumenta hasta límites elevados, hasta el punto en que a esas personas contagiadas les comienza a resultar imposible la convivencia con su entorno, ya sea laboral o familiar. Pero también puede ocurrir que ese ‘contagio’ ocurra en personas que estén libres de las antes citadas debilidades. En estos casos, y a causa de las malas energías que emiten dichas entidades, una situación de vida que hasta ese momento era normal, comienza a tener inconvenientes y complicaciones que la persona afectada no sabe con certeza de dónde provienen. Debemos entonces protegernos (si es necesario recurriendo a la ayuda de un parapsicólogo o de un experto en estas temáticas) de estas agresiones que, pese a ser invisibles e imperceptibles, en muchos casos pueden cambiar peligrosamente la vida de muchísimas personas.

Obsesiones e impregnaciones

La obsesión espiritual es otra de las formas de posesión que se conocen, y es algo más intensa -y por ende también más dañina y perjudicial- que la denominada ‘contagio’ o ‘enquistamiento’. Se produce cuando un ‘bajo astral’ se ‘pega’ a una persona con fines altamente negativos, y ésta pasa a ser y estar inmediatamente “obsesada” por estas negativas entidades espirituales. En estos casos, suelen producirse fuertes dolores de cabeza, contracturas y hasta dolores de espalda y/o cervicales; y puede ocurrir también que surjan pensamientos destructivos que lleven a un individuo a un comportamiento extraño y agresivo, contra los demás o contra sí mismo, y sin ningún motivo aparente. Cuando esto ocurre, debe realizarse un proceso de “desobsesión” y quien lo lleve a cabo debe conocer bien el trato a dar al “obsesor”, es decir, al bajo astral o ente oscuro. Hay que indicar claramente y recalcar que estos casos son auténticos casos de ‘posesión’ y que por tanto, para resolverlos hace falta y es necesario un completo exorcismo, en una de las modalidades que existen de dicho ritual. Hay distintos tipos de “obsesiones”, pero para todos ellos existen soluciones, y la persona, una vez exorcizada y liberada, recupera rápidamente su estabilidad emocional y física. Es muy importante solucionar estos casos lo antes posible, pues de lo contrario, cuando se pasan los límites tolerables, el individuo o persona afectada puede llegar rápidamente a padecer esquizofrenia.

Por otra parte, las impregnaciones espirituales se producen cuando alguna frecuencia energética negativa, o también un ‘ente negro’ o ‘bajo astral’, se incorpora o penetra en algún tipo de material, ya sea pared, techo, piso, muebles, etcétera, de una casa o negocio; y asimismo pueden también tener lugar por presencias espirituales de baja vibración energética.

Si el material impregnado es poroso, es factible detectarlas visualmente, ya que pueden llegar a adoptar formas definidas (rostros, figuras de animales, o ser simplemente manchas informes). Puede ocurrir también que cuando en algún lugar hay impregnaciones negativas, aparezcan desagradables manchas de humedad sin ningún motivo “material” que las provoque. Como este tipo de impregnaciones emiten una energía muy negativa, es muy posible que cuando nos encontramos en lugares donde la impregnación se halla presente, comencemos a sentir angustias, tristezas, temores o depresiones, sin conocer realmente el motivo que nos provoca estos sentimientos negativos. Este fenómeno ocurría también en las fotografías (ahora ya cada vez menos, con el auge de las cámaras digitales): no sólo se impresionaba la película con la imagen a fotografiar, sino que podía también impregnarla algo o alguien que no se veía a simple vista en el lugar donde tomábamos la fotografía; en no pocas ocasiones y para nuestra sorpresa, cuando la película era revelada, aparecían distintas entidades espirituales o manifestaciones energéticas de distinta índole.

Existen también las impregnaciones “positivas” y por supuesto, en el lugar donde se encuentran éstas, la emisión de energías es altamente beneficiosa, y ello nos lleva a sentir y experimentar un estado de paz, tranquilidad y serenidad muy satisfactorio.

Debemos estar siempre atentos a la aparición de estas impregnaciones para que, si al producirse detectamos o notamos que emiten negatividad, podamos revertir esta circunstancia.